¿Por qué debes llamar por su nombre a los órganos genitales de tu hijo?


Jamás imaginé que nombrar a los órganos genitales de los niños por su nombre correcto podrían ayudar a prevenir el abuso sexual. Y pensar que la mayoría de madres, y me incluyo, tienen la manía de inventarle nombres a los órganos genitales de sus hijos. Seguro que si hacemos una lista de las palabras con las que lo podemos nombrar nos saldrán más de 10. Yo, por ejemplo, utilizo las palabras pipi y popo. Esto porque se me hace más fácil, que utilizar las palabras pene o vagina. Sin embargo, los profesionales, nos aconsejan que tanto los padres, como los cuidadores, debemos utilizar los términos anatómicos correctos para nombrar a los genitales de un niño.

De esta manera, no solo, los mismos niños pueden prevenir el abuso sexual, sino que también puede ser la base para lograr un buen control de esfínteres. Asimismo, se puede desarrollar la confianza entre padres e hijos, quienes podrán compartir sus dudas y alegrías en cada etapa de su desarrollo sexual.

¿Cuál es la edad apropiada para enseñarles?

Los niños y las niñas, en edad preescolar, antes de los 4 años, ya empiezan a sentir curiosidad al ver las diferencias entre el cuerpo femenino y masculino. Ya que ellos observan todo, incluso las diferencias en el cuerpo de papá y mamá. De pronto, las niñas dirán “¿Y mi pene?” al verse sin esa parte parecida a la que tiene su hermanito menor. Es justo en ese momento, debemos aprovechar, en explicarle a los niños que tienen pene y las niñas vagina. Y que tanto niños y niñas tienen genitales, solo que son diferentes. Evitar hacer énfasis en lo que le falta a uno u otro, sino en lo que cada uno tiene.

Es más se recomienda que aunque los bebés no hablen, ya deben acostumbrarse a escuchar los nombres correctos de las partes intimas. Por ejemplo: al cambiarle el pañal al bebé debes decirle: “te voy a limpiar tu pene (o tu vagina)”. Del mismo modo cuando se nombra las manos, por ejemplo, se le dice “Tienes tus manos sucias, las voy a limpiar”. A continuación descubramos las razones de llamar por su nombre a las parte íntimas de los niños.

Las acusaciones se toman en cuenta

Si intentan tocar los órganos genitales de un niño o lo tocan de manera inapropiada, podrá decirle a un adulto de confianza lo que sucede con las palabras correctas. De esta manera alertará a los adultos con precisión y seguridad de lo que está sucediendo. Incluso que un niño diga “XXXX me tocó en mi pene” tendrá mucho más peso en los tribunales, que si lo dice con otras palabras.

Las alertas de abuso son más creíbles

Al igual que la razón anterior, los padres no siempre escuchan a sus hijos cuando dicen frases de alertas de abuso, menos los maestros que no saben cómo ellos nombran a sus órganos genitales. Por ejemplo, si una niña le dice a su madre o educador “XXXX tocó mi galleta,” no lo comprenderán, es más, no le prestarán la atención requerida. Pero si la niña dice, “XXXX tocó mi vagina”, sin duda, despertará la atención de sus padres y ellos la escucharán. De esta manera lo que afirma ella será tomada en serio.

Aleja a los pedófilos

Te imaginas qué pasaría si una niña le dice a un pedófilo “¡Para, no toques mi vagina!”, pues sin duda el abusador potencial se alejará de ella sin pensarlo. Esto porque saben bien que la niña o el niño conocen bien su cuerpo y que de inmediato irán a contarle a un adulto lo sucedido. Así este niño tendrá menor probabilidad de ser blanco de abusos por estas personas enfermas y estarán más seguros de ser escuchados cuando estén en peligro.

Hablan sin temor

La mayoría de abusos se podrían evitar si los niños tuvieran la confianza de nombras a sus órganos genitales por sus nombres, pero sobre todo si no sintieran vergüenza de mencionarlos. Incluso, hay niños que piensan que cualquier tipo de contacto inapropiado debe permanecer en secreto. Y por qué piensan eso, pues porque desde bebés han escuchado llamar a sus partes intimas con otros nombres, como los de mascotas. Y sin darse, los padres, les estaban enseñando que sus órganos genitales son partes del cuerpo de los que no se debe hablar, y / o que son “lugares groseros.”

Previenen la manipulación y el abuso

Los niños se sentirán confundido, si a sus partes intimas les llaman de un nombre, y a los órganos genitales de los adultos los nombran con otras palabras. Y esto puede hacer que sean más propensos a la manipulación y al abuso. Por ello, hacemos hincapié en que debe decirse a las cosas por sus nombres.

Comprende mejor los cambios en su cuerpo

El uso de los términos anatómicos correctos ayuda a explicar a los niños los cambios en su cuerpo como patadas en la pubertad. El tema puede ser discutido sin convertirlo en una broma o menospreciar su importancia. Partes del cuerpo como el pene o la vagina debe ser como “todos los días” a su hijo como cualquier otra parte del cuerpo, por ejemplo, un codo o la nariz.

Manifiesta las dolencias sin temor

Si los órganos genitales de su hijo se ven perjudicados o tiene un problema médico, le será más fácil decirle con exactitud a un profesional lo que le sucede. Por ejemplo, hace poco un niño de 7 años de edad, le dijo a su profesor de educación física que no podía hacer deporte porque él se había lastimado los testículos. En ese instante los niños de la clase se rieron, pero el profesor puso orden y comprendió lo que le esta sucediendo, señalando lo siguiente “No hay problema. Espero que pronto te sientas mejor”.

En conclusión

Todos los padres estamos obligados, por el bienestar de nuestros niños, a nombrar las cosas por su nombre. Especialmente cuando se trata de las partes de su cuerpo. Ya que ello les ayudará a prevenir y a reconocer los tocamientos inapropiados. Pero sobretodo, a prevenir la manipulación y el abuso sexual.


About Junny Villugas

Soy licenciada en comunicación social, especialista en marketing digital y posicionamiento SEO. Bloguera y emprendedora. Pero lo más importante es que soy esposa y mamá de dos niños (varón y mujer) que son mi permanente motivación.

Leave a comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *